• La Gastronomía

mexicana fue declarada en el 2010, como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO por sus siglas en inglés), como un reconocimiento a la riqueza de una cocina que se remite a siglos de historia, cultura, pueblos y civilizaciones.

 
  • Ingredientes como

el maíz, frijol, chile, jitomate, tomate verde, calabaza, aguacate, cacao, cacahuate, amaranto, vainilla, nopal, agave, entre otros, son la base fundamental de la cocina mexicana, los que hasta el día de hoy no pueden faltar en la mesa de todos los comensales.

 

De igual manera, una de las principales características de la cocina mexicana es su diversidad. Cada uno de los estados que integran la República Mexicana posee sus propias recetas y tradiciones culinarias, lo que ciertamente es reflejo de la amplia variedad de ingredientes y costumbres arraigadas en algunos casos desde la época prehispánica.

 
  • Asimismo

la cocina mexicana tiene sus particularidades, ya que durante ciertas festividades o celebraciones emerge con platillos típicos para la época, tal es el caso del Día de la Independencia de México, fecha que se conmemora en el mes de septiembre, con una gran muestra culinaria que incluye el platillo insignia: los Chiles en Nogada, una explosión de sabores y texturas que nos recuerda los colores de la bandera de México.

 

Videos Promocionales

Chiles en Nogada

Los chiles en nogada son uno de los platillos más emblemáticos de México que solo se cocinan alrededor del mes de septiembre ya que esta es la temporada de los chiles en nogada.

  • 8 chiles poblanos
  • 2 granadas rojas, desgranadas
  • 80 gramos de perejil, picado
  • 100 gramos de cebolla, finamente picada
  • 2 dientes de ajo
  • 400 gramos de carne de res molida
  • 400 gramos de carne de cerdo molida
  • 50 gramos de pasita, hidratadas
  • 100 gramos de almendra, peladas, tostadas y picadas
  • 200 gramos de durazno, picado
  • 200 gramos de pera, pelada y picada
  • 200 gramos de manzana golden, pelada y cortada en cubitos
  • 50 gramos de azúcar
  • 5 gramos de canela en polvo
  • Sal, al gusto
  • Pimienta, al gusto
  • 80 gramos de manteca de cerdo
  • 1/2 kilos de nuez de castilla, pelada, para la nogada
  • 100 gramos de almendra, pelada, para la nogada
  • 220 gramos de Queso Crema Philadelphia®, para la nogada
  • 80 gramos de azúcar, para la nogada
  • 400 mililitros de vino blanco, para la nogada
  • Nuez moscada, al gusto, para la nogada
  • Leche de vaca, (si es necesario), para la nogada

Poner los chiles a fuego directo para quemar la piel, ten cuidado de que no se quemen. Mételos en una bolsa y déjalos sudar por 20 minutos, quitar semillas, desvenarlos y reservarlos.

Para el relleno, calienta la manteca, suda la cebolla y el ajo picado, agregar las carnes de res y cerdo y cocinar 5 minutos, agregar las almendras, pasas, acitrón y deja cocer un poco.

Agregar la fruta (duraznos, peras y manzanas) deja cocer 5 minutos más, sazonar y reservar.

Nogada: poner en el vino blanco, almendras y nueces al fuego; dejar que reduzca y agregar nuez moscada. Enfriar, licuar con la crema, el queso y el azúcar, rectificar consistencia y sabor, rellenar los chiles, cubrir con la salsa y decorar con perejil picado y los granos de granada.

Mole Poblano

El mole poblano es una especialidad cultural culinaria de la ciudad de Puebla. Originalmente consistía principalmente en una salsa de una gran variedad de ingredientes vertida sobre piezas de guajolote, nombre que se le da en México al pavo doméstico, aunque actualmente es común su uso con pollo u otras carnes, siendo uno de los platillos más representativos de Puebla.

 

  • 4 kilos de pavo, una pieza
  • 4 litros de agua
  • 4 dientes de ajo
  • 1/2 cebollas
  • 1 cucharada de sal
  • 150 mililitros de aceite
  • 220 gramos de chile ancho, desvenados y sin semillas
  • 90 gramos de chile pasilla, desvenados y sin semillas
  • 315 gramos de chile mulato, desvenado y sin semilla
  • 4 chiles chipotles
  • 3/4 kilos de jitomate
  • 1 cebolla, picada
  • 10 dientes de ajo
  • 150 gramos de almendra
  • 100 gramos de cacahuate, pelados
  • 8 clavos de olor
  • 4 granos de pimienta negra
  • 1 rama de raja de canela, de 4 cm
  • 1/2 cucharaditas de semilla de anís
  • 90 gramos de uva pasa, sin semilla
  • 1 cucharada de azúcar
  • 2 cucharadas de sal
  • 1/2 tazas de ajonjolí

En una olla grande, poner el pavo en cuatro piezas, el agua, 4 dientes de ajo, la cebolla y la sal. Cuando comience a hervir, tapar y cocer a fuego lento durante 1 hora o hasta que el pavo este tierno. Escurrir y reservar el caldo.

Para hacer el mole, calentar 2 cucharadas de aceite en sartén, añadir los chiles anchos, pasilla y multados. Saltear de 1 a 2 minutos. Pasarlos a un recipiente y dejarlos remojando en agua caliente durante 30 minutos. Escurrir los chiles y molerlos, reservar.

Asar los chiles chipotle y los tomates. Pelar los tomates y molerlos con los chiles chipotle. Reservar.

En el mismo aceite que se saltearon los chiles, acitronar la cebolla y los 10 dientes de ajo hasta que estén transparentes. Hacerlos puré. Saltear las almendras durante 5 minutos en el mismo aceite. Añadir los cacahuates, los clavos, la pimienta, la canela, y las semillas de anís. Saltear durante 3 minutos más. Moler todo junto con las pasas.

Calentar la taza de aceite en una cacerola grande. Agregar todos los ingredientes previamente molidos y cocer durante 5 minutos, moviendo constantemente. Añadir el chocolate, el azúcar y seguir moviendo. Cuando la mezcla hierva, añadir 1 litro del caldo de pavo. Tapar y seguir cociendo a fuego lento durante 20 minutos. Agregar la sal. (Si la salsa está demasiado espesa, añadir más caldo).

Agregar las piezas de pavo, tapar y cocer a fuego medio durante 10 minutos. Mientras tanto, tostar el ajonjolí en un sartén a fuego medio hasta que adquiera un tono dorado.

Servir la pieza de pavo, cubrirla con el mole, espolvorear algunas semillas de ajonjolí y acompañar con arroz rojo. 

Pozole blanco

Disfruta de este delicioso pozole blanco de Guerrero y del inigualable sabor de este platillo tipico del estado de Guerrero, acompáñalo con unas tostaditas de maíz y un poco de orégano para acentuar su sabor.

  • Suficiente de agua
  • 500 gramos de maíz, cacahuazintle
  • 1/2 cabezas de ajo
  • 1/2 cebollas
  • 250 gramos de cabeza de cerdo
  • 250 gramos de cerdo, espinazo
  • 250 gramos de pulpa de cerdo
  • Salsa al gusto
  • Cebolla, finamente picada, para servir
  • Lechuga, cortada en tiritas, para servir
  • Rábano, en rodajas, para servir
  • Orégano seco, para servir
  • Limón, para servir
  • Aguacate, para servir
  • Chicharrón, para servir
  • Chile piquín, para servir
  • Tostadas de maíz, para acompañar
  • Orégano
  • Laurel
  • Tomillo

En una olla con agua hirviendo cuece el maíz con el ajo, la cebolla, y las hierbas de olor hasta que reviente el grano, alrededor de 50 minutos.

Agrega la carne de cerdo y la sal, cocina a fuego bajo durante 1 hora o hasta que la carne esté suave.

Retira la carne y sobre una tabla córtala en trozos pequeños.

Sirve el pozole con la carne en un plato hondo con cebolla, lechuga, rábano, orégano, limón, chile piquín y acompaña con tostadas de maíz.

Pambazos

El pambazo o panbaso es un emparedado en pan tradicional mexicano, cuyo relleno varía según la región en la que se consuma. En regiones del centro del país –como Puebla o Veracruz–, el pambazo es blanco redondo y enharinado que se rellena con mole poblano dulce o con frijoles refritos y queso fresco o con frijoles y longaniza frita.

  • 6 chiles guajillos, desvenados, sin semillas y remojados en agua caliente, para salsa de guajillo
  • 1/4 cebollas blancas
  • 1 diente de ajo
  • 1 pizca de sal
  • 1 cucharada de manteca de cerdo
  • 2 tazas de chorizo, en trozos
  • 3 papas, cocidas, peladas y cortadas en trozos grandes, relleno
  • 1 pizca de sal
  • 8 panes para pambazo
  • 1/4 tazas de manteca de cerdo
  • 1 taza de lechuga orejona, cortada en tiritas
  • 1 taza de crema
  • 1 taza de queso añejo, desmoronado
  • 1/2 tazas de salsa verde, cruda

Agrega a la licuadora el chile guajillo con la cebolla blanca, el ajo, la sal a tu gusto y un poco del agua con la que remojaste los chiles. Licúa perfectamente bien sin que la salsa quede muy líquida.

En una cacerola, agrega la manteca y vierte la salsa, sazona con sal y cocina 5 minutos.

Calienta una sartén a fuego medio, agrega el chorizo y cocina hasta que suelte la grasita, agrega la papa, machaca las papas, cocina por 3 minutos.

En una tabla corta los panes para pambazos a la mitad, agrega el relleno y barniza el pan con salsa de guajillo. Reserva.

Calienta una sartén, agrega manteca, coloca el pambazo volteado y unta la parte de abajo con salsa de guajillo, fríe hasta que estén doraditos.

Sirve con lechuga queso, crema, y salsa,que la carne esté suave.

Retira la carne y sobre una tabla córtala en trozos pequeños.

Sirve el pozole con la carne en un plato hondo con cebolla, lechuga, rábano, orégano, limón, chile piquín y acompaña con tostadas de maíz.

Tamales

El tamal (del náhuatl tamalli) es un alimento de origen mesoamericano preparado generalmente a base de masa de maíz o de arroz rellena de carnes, vegetales, chiles, frutas, salsas y otros ingredientes.

  • 250 gramos de manteca de cerdo, (para la masa)
  • 500 gramos de harina para tamales, (para la masa)
  • 1 taza de caldo de pollo, (para la masa)
  • 1 cucharadita de polvo para hornear, (para la masa)
  • 1 cucharadita de sal, (para la masa)
  • 1 cucharadita de pimienta, (para la masa)
  • 1 litro de agua
  • 500 gramos de tomate verde
  • 5 chiles serranos
  • 1 diente de ajo, sin cáscara
  • 1/4 cebollas
  • 3 cucharadas de aceite
  • 2 pizcas de sal, fina
  • 1 pizca de pimienta negra, molida
  • 1 pechuga de pollo sin hueso, cocida y desmenuzada.
  • 10 hojas de maíz, para tamal remojadas en agua.

Para la masa, suaviza la manteca con la batidora por 5 minutos.

Agrega el caldo de pollo a la harina poco a poco hasta formar una masa (cuida que no te quede aguada).

Agrega la masa a la manteca poco a poco y mezcla. Agrega el polvo para hornear y sazona. Reserva.

Para la salsa, agrega el agua en una olla y ponla el fuego medio, agrega los tomates, el ajo y la cebolla cuece por 10 minutos. Retírales el agua y muele en la licuadora perfectamente.

Calienta en una ollita, el aceite a fuego medio agrega la salsa cuece por 5 minutos y sazona. Reserva.

Toma una hoja de maíz, agrégale dos cucharadas grandes de masa, extiéndelas muy bien, agrega una cucharada de salsa y una cucharada de pollo.

Cierra la hoja de maíz perfectamente y dóblala de abajo hacia arriba. Amárrala con un pedazo de hoja para que no se desarmen. Así arma todos hasta terminar la masa.

Agrega agua en una vaporera, acomoda los tamales y cuécelos a fuego alto por 55 minutos o hasta que estén cocidos.

Tacos dorados con pollo

Los tacos dorados de pollo son una receta muy rica, típica de México. Ideal para cuando tengáis invitados a cenar en casa o para una comida familiar.

  • 12 tortillas de maíz
  • 1 pechuga de pollo, cocidas y deshebradas
  • 1 1/2 tazas de aceite vegetal
  • Sal
  • Pimienta
  • Crema
  • Lechuga
  • Guacamole
  • 2 jitomates
  •  

Arma los tacos con las tortillas rellenando con el pollo.

Coloca palillos en ellos para que la tortilla no se abra en el sartén y queden bien cerrados los tacos.

Fríe en aceite caliente.

Ralla la lechuga y acomoda los tacos en un plato y ponles encima, crema, guacamole y jitomate.

 

 

 

Tacos con salsa de pepita verde

Yucatán nos regala esta receta de tacos papadzules. no esperes más para probarlos y conoce este tradicional sabor.

(6 raciones)

  • 24 tortillas (720 g)
  • 275 g de pepita verde o pasta de pepita
  • 3 huevos (165 g) cocidos y picados
  • 3 jitomates medianos (660 g)
  • 3 calabacitas (450 g), cortadas en cubos pequeños y cocidas tiernas
  • ½ cebolla (100 g) asada
  • 1 rama de epazote (10 g)
  • 1 chile habanero (6 g) partido por la mitad
  • 2 dientes de ajo (4 g) asados
  • 2 cucharadas de aceite (20 ml)
  • 2 tazas de agua (500 ml)
  • Sal y pimienta al gusto

Pon a hervir el agua con la rama de epazote y, cuando ya haya tomado color verde, apártala del fuego, retira el epazote y deja que enfríe.

Licua la pasta de pepita o la semilla (reserva algunas para adornar) con la infusión de epazote. Calienta una cucharada de aceite y vierte ahí lo licuado. Sazona con sal y pimienta al gusto y deja ahí hasta que adquiera la consistencia y sabor deseado. Deja enfriar la salsa.

Aparte, licua los jitomates con la cebolla y el ajo asados. Cuela y vierte sobre una sartén con 1 cucharada de aceite caliente, salpimienta y deja sazonar con el chile habanero hasta que tenga el picor y textura deseada. Reserva.

Aparte, mezcla la calabacita con el huevo picado y salpimienta al gusto.

Al momento de servir, calienta las tortillas y pásalas por la salsa fría para que no se rompan. Rellénalas con el huevo y calabacita y forma los tacos. Caliéntalos en el horno o en microondas y sirve inmediatamente bañados con la salsa de tomate. Adorna con unas semillas de pepita o unas rebanadas de calabaza.

Tacos cantineros

Tacos de carne de Res.

  • 540 g de tortillas de maíz
  • 2 papas medianas (400 g) cocidas y machacadas
  • 500 g de carne molida de res (baja en grasa)
  • 1 cebolla chica (200 g), la mitad finamente picada y la otra mitad en plumillas
  • 2 dientes de ajo (4 g) triturados
  • 90 ml de aceite

Vinagreta de verduras:

  • 1 zanahoria (100 g) cocida en cuadritos
  • 1 betabel (170 g) cocido y picado en cuadritos
  • 1 trozo de col morada (120 g) finamente picada
  • Chile habanero o serrano al gusto
  • 1 manojito de hierbas de olor
  • Sal y pimienta al gusto

Acitrona la cebolla fileteada y uno de los ajos con sólo una cucharada de aceite.

Agrega la zanahoria y el betabel con un poquito de agua. Tapa y deja que las verduras se suavicen ligeramente.

A media cocción, incorpora la col, el chile, las hierbas de olor y el vinagre, y salpimienta. Si es necesario, añade un poquito más de agua. Mantén a fuego bajo hasta que los vegetales tengan el punto de cocción deseado. Reserva.

Aparte, calienta dos cucharadas de aceite en una sartén y acitrona la cebolla y el ajo restantes.

Inmediatamente agrega la carne molida, salpimienta, tapa, baja el fuego y deja que se cueza a fuego bajo hasta que sus jugos se consuman.

Coloca la papa machacada en un bol y agrega la carne. Revuelve muy bien y verifica la sazón.

Al momento de servir, barniza las tortillas con un poco de aceite, caliéntalas y rellena cada una con la mezcla de carne y papa caliente, doblándolas por la mitad.

 

Por último, termina de rellenar con las verduras.

Corundas de pollo

 Las cornudas son un platillo mexicano, un tipo de tamal preparado a base de maíz, típico de la zona lacustre y norte de Michoacán

(12 tamales)

  • 1 kilo de masa de nixtamal (para tortillas)
  • 750 g de jitomates asados
  • 3 chiles poblanos (300 g) asados, pelados y en rajas
  • ½ cebolla (120 g)
  • 2 dientes de ajo (4 g)
  • ½ kg de pechuga de pollo sin hueso ni piel
  • 60 g de queso fresco rallado
  • 12 hojas de la planta de maíz (si no las encuentras, sustitúyelas por hoja de plátano)
  • La cáscara de 8 tomates verdes
  • 2 ½ cucharadas de polvo para hornear
  • 250 g de margarina baja en grasa (light)
  • 2 cucharadas de aceite (20 ml)
  • 6 cucharadas de media crema (60 ml)
  • 1 pizca de tequesquite
  •  ½ taza de agua
  • Sal al gusto

En una olla, hierve las cáscaras de tomate en una taza de agua junto con un pedacito de tequesquite. Reserva.

Cuece el pollo con un poco de sal, un trozo de cebolla y un ajo. Retira y corta en cubitos.

En un tazón grande, coloca la masa y ponle sal al gusto. Cuela el agua donde herviste las cáscaras de tomate, incorpórala poco a poco y bate.

Aparte, bate la margarina hasta que esponje y ve incorporando la masa lentamente sin dejar de batir. Una vez esponjada, añade el polvo para hornear y vuelve a batir. Verifica la sazón de la masa.

Limpia bien las hojas de maíz y corta los extremos duros. Divide la masa en 12 porciones y forma unas bolas, rellénalas con los trocitos de carne y colócalas sobre las hojas de maíz.

Envuelve las corundas de tal manera que queden como triángulos. Colócalas en una vaporera con hojas en la parte baja para que no se mojen. Cuece entre una hora y hora y media aproximadamente, o hasta que la masa se despegue con facilidad de la hoja.

Mientras se cuecen las corundas, muele los jitomates asados con el diente de ajo y la cebolla restante. Calienta dos cucharadas de aceite y sofríe las rajas; incorpora el jitomate molido y sazona al gusto.

Sirve las corundas bañadas con la salsa de rajas y adorna con un poco de crema y queso fresco rallado.

Menudo verde

 Nada mejor que un rico menudo receta verde para que los consientas. Aquí te damos el paso a paso para hacerlo en casa.

(6 raciones)

  •  
  • ¾ kg de pancita de res limpia
  • 3 calabacitas medianas (450 g) partidas en cubos medianos
  • 300 g de tomate verde
  • 1 cebolla mediana (200 g)
  • ¼ kg de habas verdes sin vaina
  • 3 limones (90 g) partidos por la mitad
  • 3 ramas de cilantro finamente picado (15 g)
  • 3 chiles verdes (12 g) o al gusto
  • 1 rama de epazote (5 g)
  • 2 dientes de ajo (4 g)
  • 1 pizca de cominos
  • ¾ kg de tortillas
  • 3 cucharadas de aceite (30 ml)
  • Sal y pimienta al gusto

Cuece la pancita en dos litros de agua con una hoja de laurel, un trozo de cebolla, un ajo y sal al gusto. Ya cocida, córtala en cuadritos y reserva el caldo.

Licua los tomates crudos con la mitad de la cebolla, el ajo, los chiles y los cominos.

En una olla, calienta el aceite, cuela y fríe la salsa hasta que sazone. Salpimienta al gusto.

Agrega a la olla que contiene la salsa, la pancita cortada y su caldo. Al soltar el hervor, agrega las habas verdes.

Cuando las habas estén a punto de cocerse, añade las calabacitas y una rama de pazote. Si es necesario, añade más agua o caldo y verifica la sazón, añadiendo sal al gusto. Deja hervir hasta que las calabacitas estén tiernas.

Pica finamente el resto de la cebolla y resérvala.

Sirve la pancita muy caliente y aderézala con limón, orégano y cebolla al gusto. Acompáñala con las tortillas calientes.

POSTRES 

Buñuelos

Deleita a todos con esta receta de buñuelos, ideales para el postre en días de frío.
  • 450 gr de harina de trigo
  • 6 cáscaras limpias de tomate verde
  • 3 huevos
  • 3 cucharadas de manteca vegetal
  • 1 taza de agua
  • ½ taza de leche
  • ½ taza de azúcar
  • 1 cucharada de canela en polvo o una rajita de canela
  • 1 cucharada de polvo para hornear
  • ½ cucharada de semilla de anís
  • ½ litro de aceite vegetal
  • Colador de malla fina
  • Cuchara
  • Plástico para cubrir alimentos (papel film)
  • Plato extendido
  • Pocillo pequeño de metal
  • Rodillo
  • Sartén grande
  • Servilletas de papel
  • Taza medidora

Pon a hervir en el pocillo, por 5 minutos, las cáscaras de tomate y el anís.

Cierne la harina sobre una superficie plana, limpia y seca. Forma un hueco en el centro y añade la manteca, el polvo para hornear y la canela.

Agrega también al centro los huevos, la leche y 4 cucharadas del té de anís del paso 1. Amasa hasta que comience a despegar del dedo, azótala la masa algunas veces y continúa hasta que tenga burbujas y no se pegue.

Pon la masa en el tazón y cubre con plástico. Déjala reposar por una hora en un lugar tibio.Forma bolitas del tamaño de un tomate y ve aplanando una por una con el rodillo sobre la mesa enharinada para formar tortillas muy delgadas. Para lograrlo levanta la tortilla y termina de estirarla con los dedos hasta que pueda verse a través de ésta. Espolvorea los buñuelos con harina y colócalos sobre una superficie seca.

En un sartén grande agrega suficiente aceite hasta cubrir el buñuelo, fríe uno por uno moviendo con los palos de madera.

En un plato extendido cubierto con servilletas de papel, coloca los buñuelos para que absorban la grasa.

Conservación

Una vez fríos se pueden conservar en una bolsa de plástico bien cerrada o guardar en una panera.

Recomendaciones

Al momento de freír los buñuelos debes esperar a que el aceite esté muy caliente

Cocada

Si quieres un rico postre al final de tu comida, nada mejor que elegir uno de los mejores dulces típicos mexicanos: las cocadas.

Ingredientes (12 porciones)

  • 1 taza de agua de coco
  • 1 taza de agua natural
  • 400 gr de azúcar
  • 1 coco tierno, finamente rallado
  • 125 gr de almendras o nueces
  • 1 taza de leche
  • 8 yemas de huevo, batidas
  • 1 cucharada de mantequilla
  • 2 cucharadas de nata fresca o crema
  • Cazo de cobre
  • Refractario rectangular
  • Licuadora

En un cazo, preferentemente de cobre, hierve el agua de coco y el agua natural junto con el azúcar.

Cuando suelte el hervor, añade el coco y deja en el fuego, meneando constantemente hasta que quede transparente y se reseque el dulce, esto por unos 30 minutos.

Muele la mitad de las almendras o nueces junto con la mitad de la leche y vierte sobre el coco cocido.

Licua el resto de la leche junto con las yemas y vacía sobre el dulce de coco. Cocina a fuego suave, meneando constantemente durante 3 minutos.

Engrasa con mantequilla un refractario rectangular, vierte dentro de éste la pasta de coco, barniza con las natas o crema y adorna con el resto de las almendras o nueces enteras.

 

Alegrías

La alegría es un dulce mexicano fabricado con semillas de amaranto y miel o azúcar que se elabora principalmente en el poblado de Santiago Tulyehualco en la delegación Xochimilco en la CDMX.

  • ¾ de taza de agua purificada
  • 1 ½ tazas de azúcar morena (estándar)
  • 2 cucharadas de piloncillo rallado
  • 1 ¼ cucharadas de jugo de limón
  • 5 tazas de amaranto reventado*
  • Unas gotas de aceite para engrasar
  • * Se consigue en tiendas naturistas o de autoservicio
  •  
  • Cacerola de 5 litros
  • Molde de vidrio refractario
  • Papel celofán o recipiente de plástico con tapa hermética

Vierte el agua en la cacerola y agrega el azúcar, el piloncillo y el juego de limón. Pon a fuego alto y agita con la cuchara hasta que el caramelo alcance la consistencia de bola blanda.

Retira la cacerola del fuego y agrega el amaranto reventado. Revuelve para mezclar y distribuir el caramelo en el amaranto de manera uniforme.

Engrasa el molde refractario con las gotas de aceites, vierte la mezcla, acomódala para formar un rectángulo y compáctala. Pon a enfriar.

Cuando aún esté un poco caliente, pero ya firme, corta las alegrías en rectángulos con un cuchillo humedecido para evitar que se peguen.

Recomendaciones

Al hacer el caramelo, junto con el jugo de limón, puedes añadir una cucharadita de esencia de vainilla para mejorar el sabor y el aroma del producto.

Cuando agregues el amaranto, puedes añadir también un cuarto de taza de pasitas o nueces para hacer las alegrías más nutritivas.

En vez de recortarlas en rectángulos, puedes utilizar moldes individuales de galletas para darles formas distintas.

Conservación

Envuelve cada una de las alegrías con papel celofán o guárdalas en un recipiente de plástico con tapa hermético. Consérvalas en la alacena.

Jericalla

La jericalla, jericaya o chiricaya es un postre típico en la ciudad mexicana de Guadalajara y en diversos países de Centroamérica.​ Está hecho a base de leche, huevos, vainilla, canela y azúcar.

  • 4 tazas de leche entera
  • 1 cucharada de vainilla
  • 2 rajitas de canela
  • 5 huevos
  • 1 taza de azúcar
  • 10 moldes de 10 ml
  • Tazón pequeño

Precalienta el horno a 200° C.

Pon la leche, azúcar, vainilla y canela en una olla a fuego medio. Deja que hierva durante 3 minutos y apaga el fuego para que se enfríe un poco hasta que quede tibia.

Aparte, bate los huevos con un tenedor en un tazón pequeño. Incorpora 6 cucharadas de leche tibia y vuelve a batir. Cuela y vierte dentro de la olla con la leche endulzada. Revuelve bien.

Retira la caja de canela y desecha. Vierte la mezcla en moldes para jericalla, tipo flaneras. Colócalas dentro de un molde grande para hornear, con agua caliente, a fin de crear un “baño maría” para evitar que se resequen. Transcurrido este tiempo retíralas y déjalas enfriar.

Conservación

Conserva en el refrigerador.